“La alternativa democrática de liberación es una propuesta enfrentada al imperialismo de hoy” – Gilberto López y Rivas

Presentación1

Hoy en día la democracia es un término que al ser puesta en práctica poco a poco ha ido perdiendo validez, no sólo políticamente hablando, también socialmente. Hoy parecen ya no existir los ciudadanos sino más bien como diría Roitman:  “existen operadores sistémicos dentro de una economía de mercado y  consumidores recurrentes, que llenan sus vacíos emocionales con dinero y bienes materiales”. Actores con un problema de identidad muy fuerte, actores que ya no valen por lo que son, sino por lo que tienen y lo que aparentan ser.

Estas actitudes sociales han traído una escandalosa repercusión en la democracia, apatía y pasividad, llámese falta de participación ciudadana. La actual democracia se acompaña de una baja credibilidad en los gobernantes y en los partidos políticos, siendo esto una separación en donde el ciudadano ya no cree en lo que le representan u en lo que le dan, más bien en lo que él mismo percibe.

Esto nos lleva a ver la democracia como una herramienta que dejó de ser una solución y comenzó a ser una problemática, una comodidad incómoda.

Y eso mismo es lo que nos lleva al planteamiento de nuestra modernidad, ¿Cómo nos podemos percatar de hacer funcionar una democracia sin credibilidad?¿Cómo podemos creer en el voto si éste no va a contar?
Votar es un derecho no un deber y por ello la legitimidad es cada vez más escasa, ahora estadísticamente, según Roitman, pueden llegar a gobernar presidentes con menos del 15% del padrón electoral, aunque representen una mayoría relativa de votantes del 40% ¿O no Estado de México?…

El bienestar social fue un sueño meticuloso y la gente al menos en lugares como América Latina o México quiere un cambio, este 2017 ha sido solo una prueba de lo que el futuro nos depara y  en México se castigará en las urnas a todos esos políticos que han dejado crecer tantas problemáticas y carencias, llámese desempleo,  pobreza,  injusticia,  impunidad,  violación de derechos humanos, etc.

La JOYA DE LA CORONA sigue estando  en riesgo y nuestro gobierno imperante lo sabe; una democracia sin participación es un intento fallido de liberación, pero una liberación sin democracia es lo que le llaman una revolución. ¿De cuál de estos dos ejes estaremos más cerca?…

 

INGRID ESTEFANÍA ÁVILA ALEJO /ESCUELA BANCARIA Y COMERCIAL   -COMERCIO  Y NEGOCIOS INTERNACIONALES /UNAM SISTEMA SUAyED – RELACIONES INTERNACIONALES