Hoy en día muchas personas pasan la mayor parte de su tiempo dentro de internet, esta herramienta tan útil se ha convertido en una necesidad.

El sociólogo Zygmunt Bauman comenta en uno de sus artículos: “vivimos en dos mundos paralelos y diferentes: el online y el offline”.

Hoy solemos vivir en dos mundos como el sociólogo nos menciona, en el que hemos cambiado los libros por un celular, las cartas y pláticas en persona por e-mails y comentarios en redes sociales.

Las redes sociales independientemente de ser una herramienta están siendo usadas como un arma para aumentar el autoestima, en donde muchos “likes” convierten a una persona en popular, o en donde los problemas se esquivan con solo “borrar comentario” ó “borrar publicación”. Se ha perdido el diálogo y la importancia de expresarse de manera personal.

El diálogo lo conocemos como el exponer nuestras ideas ante otra u otras personas corriendo el riesgo de que en el transcurso de la conversación nos demos cuenta de que estamos equivocados o la otra u otras personas sean la (s)  equivocadas.

Hay personas que sienten ese deseo de ser reconocidas por algo, o quieren tener una atención o por medio de comentarios obtener aceptación o halagos…

“Es hora de empezar a reconocer que las redes sociales en realidad se están convirtiendo en las fuerzas transformadoras del mundo que sus creadores prometieron que serían desde hace mucho tiempo… Es hora de preocuparnos, en vez de entusiasmarnos, por los enormes cambios sociales que podrían provocar”. (1)

El internet no es malo y por lo consiguiente las redes sociales tampoco, simplemente es el mal uso que algunos le dan. Lo importante es no olvidar que tenemos una vida fuera de este y estas.

 

Fuente: (1) Artículo the new york times “El poder de las redes sociales para sacudir al mundo”

 

Viridiana Yusel Durán García

Estudiante de Derecho en Universidad Ignacio Manuel Altamirano

PhotoGrid_1499720501539.jpg