Abró el navegador y encuentro la noticia sobre el socavón en Morelos, lo primero que leó son dos personas muertas y acto seguido un mensaje en twitter del titular de la SCT Gerardo Ruiz Esparza diciendo: “Los nombres son J*#*”* y J*”#$. Los familiares serán indemnizados.” y pienso, que tan frío se puede ser para tener en la mente la indemnización de los familiares antes del dolor por su pérdida.

Hace unas semanas estuve en Amsterdam, cuando bajaba por las escaleras para ingresar al metro, me di cuenta al llegar a los andenes que no había torniquetes o alguna instalación donde tuvieras que insertar tu boleto para acceder al metro, si, como se escucha, no había un control de acceso, solo maquinas en la periferia para comprar un boleto que no tenias que mostrar a nadie. Resultado de imagen de metro amsterdam schipholEsto es posible porque se parte de la premisa de que todos pagarán su viaje. Entonces pensé, que dificil seria hacer esto en México y precisamente ahí me di cuenta que la palabra Difícil nos da miedo, porque en nuestro país hay muchas muestras de la inmediatez, de la solución del conflicto en el momento, ipso facto, cultura de las soluciones inmediatas sin resolución de fondo.

Platico con una amiga sobre la política en México y al despedirse me dice “fuerza y Valentía”, y digo, ¡caray!, qué difícil es tener fuerza y valentía en un país tan hermoso, grandioso, tan enorme y rico en todos los sentidos, pero que no terminamos de entender que para dar ese pequeño paso de un país emergente a un país desarrollado, se deben de construir las cosas firmemente, de la manera difícil, de la que cuesta esfuerzo pero da buenos resultados.

Construir una Democracia fuerte con índices de participación altos, aumento en la eficiencia y calidad de servicios sociales, incremento en la oferta universitaria, contrapesos reales en el sistema político, transparencia, erradicación de la corrupción que termine con el compadrazgo y el nepotismo político, con personas que no tienen las capacidades para tomar un puesto público. La lista pareciera interminable y tarde o temprano entenderemos que las soluciones no son únicamente responsabilidad del Gobierno, y que jamás llegará un mesías todopoderoso a cambiar de un momento a otro la situación de nuestro país.

Vuelvo a leer la noticia y me doy cuenta que en nuestro país no solo se construyen algunas carreteras sobre socavones, sino también grandes instituciones que se llenan de parches y parches para seguir funcionando, esperando que no se derrumbe la base por el peso de soluciones rápidas.

Juan Carlo Alvarado

Estudiante Ciencias Políticas

UNAM . FES Acatlán